Patinetes y niños: ¿a qué edad? ¿cuál modelo?

Los patinetes también son cosa de niños. Claro que, ¿a qué edad y qué modelo elegir? Son preguntas habituales entre los padres. Por ello, en esta pequeña guía queremos ayudarte a que la elección sea más fácil:

Niño en el parque con hojas secas y Maxi Micro Deluxe

Cómo elegir un patinete para niños

Los patinetes ayudan a los niños en su psicomotricidad y permiten aumentar el equilibrio, la coordinación y la concentración. Además, es una forma de hacer ejercicio, porque se fortalecen los músculos y se mejora la resistencia física.

Aparte de ser un juguete divertido, aumenta también la autonomía y la autoestima de los pequeños, por lo que estarán muy felices subidos a él. Muchos ya lo ven como la evolución de la bicicleta, por eso no puede faltar en casa.

¿A qué edad empezar?

En lo que respecta a la edad, muchas marcas dicen que a partir de los 2 años los niños ya pueden usar sus primeros patinetes. Esto dependerá de cada niño.

A partir de 1 año y medio ya hay quienes pueden hacerlo. A veces, es más importante que tengan ganas e interés que la edad.

Para empezar, es mejor en patinetes de 3 ruedas, sobre todo con 2 delanteras y 1 trasera, dado que son más estables y fáciles de manejar.

Es más estable y se tiene más control en el giro.

Los patinetes de dos ruedas son un tanto distinto. Son más bien un método de transporte y permiten ir de un sitio a otro más rápido, por lo que pueden ser muy peligrosos para los niños pequeños. Es mejor que los usen cuando ya son más mayores, por ejemplo a los 8 o 10 años.

¿Qué patinete elegir? Si nos centramos en los patinetes Micro, los hay Mini Micro y Maxi Micro. El Maxi pesa más, por lo que es más difícil de maniobrar. Además, si hay bordillos o escaleras es más fácil levantar el Mini.

A medida que los niños crecen, son más recomendables los patinetes manuales en vez de los eléctricos.

¿El motivo? Se mantienen más activos, algo que no está nada mal en los tiempos que corren, dado que pasan muchas horas sentados y frente al ordenador. Además, así se relacionarán más con otros niños.

Si tienes todo esto en cuenta, tus hijos disfrutarán muchísimo utilizando el patinete y podrán utilizar modelos superiores a medida que cumplen años.

Lo que es importante, es ir poco a poco y elegir de acorde a su edad. ¡No hay prisa!

Normativa patinetes eléctricos en España 2020: qué debes saber

Los patinetes eléctricos están en auge.

Estamos ante una nueva forma de movernos rápidamente por las ciudades, para llegar a cualquier lugar en tiempo récord y contribuyendo al cuidado del medio ambiente.

Hombre conduciendo de noche un patinete eléctrico Micro Merlin X4

Pero, ¿qué ocurre con la normativa para el patinete eléctrico en España en 2020? Te lo contamos:

Cómo es la Normativa patinetes eléctricos en España 2020

Antes de comprar un patinete eléctrico, los usuarios tienden a consultar cómo está la normativa para no meter la pata y ser multado. No obstante, aunque no lo compres, si lo alquilas podrías enfrentarte a este problema (a no ser que estés al tanto de la normativa y la cumplas).

Hasta hace poco, los patinetes no estaban sujetos a ninguna normativa. Es más, en muchas ciudades sigue sin saberse nada. Esto es debido a que para la Dirección General de Tráfico es un Vehículo de Movilidad Personal (VMP).

Sin embargo, debido al elevado número de patinetes eléctricos vistos en ciudades como Madrid o Barcelona, la DGT ha publicado nuevas instrucciones sobre estos VPM, para aclarar las dudas de los usuarios. Han decidido establecer unos ciertos criterios hasta que exista una regulación formal.

Esta regulación afecta a los usuarios que utilicen patinete eléctrico. Concretamente, va dirigida a los vehículos de una o más ruedas de una única plaza que funcionen por motores eléctricos y que puedan proporcionar una velocidad máxima de 6 a 25 km/hora. Por lo que, a la hora de comprar un patinete eléctrico, no deberá pasar de los 25 km/hora. Es la velocidad máxima a la que podrás llevarlo.

En el caso de superar la velocidad máxima, según los requisitos del Reglamento (UE) nº 168/2013 establecidos en la nueva normativa de VMP, te enfrentas a ser denunciado con una sanción de 500 euros. Además, los agentes pueden inmovilizar tu patinete y depositarlo.

Pero no es lo único. Como “conductor” también tienes la obligación de hacer pruebas de alcohol y drogas si vas conduciendo uno. En el caso de sobrepasar la tasa permitida de alcohol o dar positivo en drogas, pasaría lo mismo que para el punto anterior.

Por otro lado, también está prohibido usar el teléfono móvil cuando se conduce el patinete, llevar auriculares, conducir por aceras o zonas de peatones o no utilizar casco y otros elementos de protección. En estos casos, sería una sanción de 200 € por cada uno.

Asimismo, los patinetes eléctricos están pensados para llevar a una persona. Si llevas a otra, la multa sería de 100 euros. Mientras que si conduces de noche sin luces o prendas reflectantes, unos 200 euros de multa.

Así queda la normativa para patinetes durante el 2020. ¿Qué te parece?

Cómo empezar con el freestyle en patinete

Si tienes un patinete y te encanta hacer piruetas, hoy te proponemos empezar con el freestyle. Aunque pueda parecer complicado, así que adquieres una cierta destreza ya puedes poner en marcha algunos trucos.

micro trixx 2.0

Freestyle en patinete

Por medio del freestyle en los patinetes conseguirás aprender trucos y movimientos. Eso sí, antes de pasar a la acción es importante que, por tu seguridad, te equipes con casco, rodilleras y coderas.

Ahora sí, conozcamos los mejores trucos:

  • 180 grados: para girar con el patinete debes apoyarte en una pierna que será la base y con la otra impulsar hacia arriba y al lado contrario. De derecha a izquierda y repitiendo en el sentido contrario.
  • 360 grados: para este truco es tu cuerpo el que gira completamente. Por lo que, sin más preámbulos, consiste en saltar y girar 360º alrededor del manillar.
  • Wip: consiste en saltar y girar. Básicamente, tendrás que pegar un impulso hacia arriba mientras te sujetas al manillar y con un pie golpear la base del patinete para que haga el giro rápido.
  • El manual: simplemente tienes que apoyar el peso en la rueda trasera del patinete. Luego deberás alzar la rueda delantera a lo alto mientras impulsas con la otra pierna.
  • El barspin: antes de hacer este truco, es importante que tengas ya algo de práctica para evitar hacerte daño. Tendrás que hacer un salto con el patinete y una vez en el aire, girar. Puedes hacerlo sujetando el manillar a la vez que colocas las dos manos cerca del centro.
  • El harley: en este caso, tenemos una pirueta con la que podrás terminar sentado en el patinete. Tendrás que coger velocidad, subir el manillar y colocar los dos pies cerca de la base. Luego te sientas en la parte de atrás y mantienes las manos en el manillar. Cuando baje la velocidad, levántate.

¿Te gustan estos trucos? Ahora que los conoces solo queda que lo pongas en práctica. Además, siempre puedes empezar de más complicado a menos, porque ya tendrás tiempo de ir cogiéndole el truco.

Son pequeños ejercicios que podrás hacer con tu patinete, un poco de freestyle para que seas el rey de la pista. Además, está muy de moda, por lo que es muy probable que veas a otros igual que tú, intentando hacerlos.

Recuerda equiparte con un buen patinete y con todo lo necesario para hacer posible las piruetas sin hacerte daño. Cuando tengas todo, ¡a empezar!

9 ventajas de usar un patinete para desplazarte

¿Aún no te decides a tener un patinete? ¿No sabes si lo quieres convencional o eléctrico? ¿Te cuesta imaginarte qué uso le darías?

Micro Flex con chico encima

Venimos a contarte por qué nosotros pensamos que añadir un patinete a tu vida la hará mejor. Elijas un patinete convencional o eléctrico hay factores positivos que comparten. ¡Veamos cuáles son!

9 ventajas de usar el patinete como medio de transporte

1. No tienes que buscar aparcamiento

Si hay algo que molesta cuando usas tu propio transporte es tener que buscar dónde aparcarlo. Además se le añaden otros inconvenientes: una posible multa, pagar las horas de parking, tener que dejar el coche muy lejos y llegar tarde.

Si tu propio transporte es un patinete no te sucede esto. Al llevarlo contigo siempre evitarás multas y pagar parking. Y no llegarás tarde al poder moverte con él hasta el lugar exacto.

2. Puedes circular en el centro de tu ciudad

La mayoría de las ciudades están prohibiendo circular con vehículos en el centro debido a la contaminación. Pero esto no perjudica a los patinetes. Si quieres ir al centro de la ciudad, un patinete puede llevarte al punto que quieras.

3. Fácil de transportar y guardar

Un patinete puedes meterlo en cualquier sitio al ocupar poco espacio. Una bicicleta tienes que dejarla fuera cuando entras a un bar. Con el riesgo de que puedan robártela.

Con el patinete no sucede eso, te acompañará en todo momento y a todas partes. Incluso si quieres coger el metro o el bus podrás subirlo contigo. Sin embargo, no siempre está permitido subir una bicicleta en el transporte público de muchas ciudades.

4. Te mantiene activo

Si eliges un patinete convencional estarás haciendo ejercicio cuando te desplazas en él. Sumarás actividad a tu vida y a la de los más pequeños a través del juego.

Si eliges uno eléctrico, tiene otras ventajas. Puedes ir donde quieras sin sudar ni una gota: al trabajo, a una cita romántica, ¡incluso a la boda de tu mejor amiga!

5. Contacto con el aire libre y el sol

Cada vez estamos más encerrados en espacios. Pasamos el día en una oficina, en casa, en centros comerciales… Y cuando nos desplazamos lo hacemos en coche, bus ¡o en metro!

El ser humano no es un topo, necesita aire y sol para gozar de buena salud. El patinete te hará estar en contacto con el aire libre y es justo lo que necesitas al salir del trabajo.

6. Ahorras dinero

Lo mires por donde lo mires ahorras por todos lados. No tienes que comprar billetes de transporte público, ni echar gasolina, ni tickets de aparcamientos…

El gasto que hagas en un patinete lo recuperas en pocos meses. Piensa que no vas a gastar más gasolina, ni bonos del metro, ni pasar la itv, ni llevar el coche al taller…

Si es convencional no tienes que gastar ni un euro más. Si es eléctrico tendrás que recargarlo, pero el coste en electricidad es pequeño, unos 20 céntimos cada día aprox.

7. Respetas el medio ambiente

En materia de contaminación, mejor que coger el coche es coger el bus. Y mejor que coger el bus es coger el metro ¡Pero es aún mejor para el medio ambiente ir en patinete!

Un patinete no emite dióxido de carbono, así que no contaminas nada. Si es un patinete eléctrico su consumo es pequeño, por lo que estarás siendo más sostenible que con bus.

8. Sin esperas

Sacar el coche del parking o ir a buscarlo donde lo aparcaste requiere tiempo. Ir hacia la parada del bus o del metro y tener que esperar a que pase el próximo también.

Un patinete es el transporte más rápido y eficaz. Es fácil de llevar y estará listo para transportarte cuando necesites, sin esperas. Además te dejará justo en la localización exacta. No tendrás que esperar y llegarás más rápido que andando o en transporte público.

9. Te diviertes

Además de todo lo anterior citado, ¡es que encima te diviertes! Montarte en un patinete es como volver a ser un niño el día de Reyes.

Eso sí hay que ser responsable y respetuoso a la hora de conducirlo. Pero sin duda, es una forma muy divertida de moverte y que debes experimentar al menos una vez.

Seguro que muchos de estos puntos no los habías tenido en cuenta. Y probablemente tú descubras muchos más, ¡como que te encanta imaginar que vas en una alfombra voladora!

Si estás buscando un modo sencillo y eficaz para desplazarte, un patinete es la clave. Mientras te decides nos vamos a dar una vuelta con nuestro patinete eléctrico.

Te esperamos allí.